sábado, 5 de abril de 2008

JOSÉ ANTONIO BARRANCO El Ejido - Almería

MIGUEL:
Te fuiste, como un clavel
que se corta por hermoso
y quedó tu alma en repososo
bre un florero de miel.
La decima de Espinel
está llorando en su cuna
lagrimas verde aceituna
esperando a que regreses
como regresan los meses,
como regresa la luna...

Pero si esto es imposible
y no puedes regresar
tu tumba será el altar
de un maestro indiscutible.
Y si ya no eres visible
por que la muerte no es broma
ella que te corta y toma,
-jardinera del dolor-
se te llevó como flor
pero nos queda tu aroma.