sábado, 5 de abril de 2008

JOSÉ BARRANCO El Ejido - Almería

Difícil improvisar
en un momento como este,
le pido a Dios que me preste
pañuelos para llorar,
pero debo derramar
palabras en vez de llanto
y yo que te quise tanto
pensar es todo un consuelo,
¿que no ha de ser en el cielo
quien en la tierra fue un santo?

Dios endulce su viaje
por venir a nuestra Tierra
porque a través del mensaje
que hoy nos dio Ángel Becerra
la misa se hizo homenaje.